para la mancha: Julio Serrano

oh capitan, my capitan


el tractor detenido
¿ahora quien les dirá que la metafísica se esconde
detrás del chiltepe y el apasote, detrás de alguna puerta?


como hierva mala

son letras, botellas y mujeres
un pretexto en el aquí y ahora
para ponernos a armar
castillos de naipes
con poemas escondidos entre
espadas y jockers

pretender que no nos lleve el viento
pretender que nada nos cuartee la vida

aferrarnos a un teclado:
soledadbrother / sincopes / brevesconversacionessobrelapsicosis / losmagosdelcrepusculo / poemabizarro / laspalabrasylosdias...

los días que vendrán mientras nos varamos en las fronteras de lo imaginario
como terroristas conjugando el plan malévolo que infectará la red
y es que aquí no somos santos,
mire papaíto, la poesía es un marero que extorsiona buses a las 3 p.m. en un día soleado.
y a ustè, home, todavía le falta cumplir el impuesto

nadie sobrevive tomando buses a media noche
nadie sobrevive durmiendo con tres truchos en barrio enemigo
nadie sobrevive a tanta pena y tanto alcohol
nadie sobrevive a tanta palabra y tanto día...


pero vos cerote:
sos un virus pisado
un degenerado cabrón
oh capitan, my capitan
hierva mala nunca muere...


mientras escribo uso las palabras de charly y le digo a moni:
...no estoy tranquilo mi amor hoy es sábado en la noche un amigo esta en cama...
*
*
*
*
foto gracias a martin

pam, pum, pom, balazos

Rara vez escribo desde el editor de entradas de blogger, por lo regular prefiero teclear tranquilo en casa y luego hace copy-paste desde un documento de word.


Rara vez escribo sobre mí, o por lo menos vuelvo a hacerlo y dejo a un lado los poemitas, críticas y demas fumadas. Es jueves estoy en la oficina y esta nublado. No tengo trabajo que hacer, así que tecleo algunos disparos:


pum1) Ayer me tocó mojarme, llegué empapado a casa. Repito la frase de V de Venganza: "en la lluvia esta dios". Yo estoy en un parque sentado, deteniendo el tiempo y dividiendo el mundo.


pum2) Celebré un cumpleaños y mi no cumpleaños al mismo tiempo, igual dí y recibí regalo. Se me ocurrió quemar unas luces -de esas de navidad- en el parque donde me mojé (parque San Sebastian), lo que nadie me dijo cuando las compre es que hacian ruido cuando salían, así que toda la gente se asustó y se puso a ver que habia pasado. Luego dos niños nos preguntaron si nosotros habiamos quemado las luces, por que unas señoras nos habian maltratado y a la gente que esta en la iglesia no le gusta el ruido.


pum3) Según la leyenda Eva le dió una manzana a Adán, pero yo se que no es cierto, le dió una cereza.


pum4) En este momento no esta ella aquí, pero igual le digo la frase de Charly: "no estoy tranquilo mi amor, hoy es sábado en la noche un amigo esta en cama". Mis salutaris para el julini serrano... aunque como todos sabemos yerba mala nunca muere.


pum5) Casí me desmadro ayer contra un viejo que venía va de aplicarle el arrimón de camarón a la chava que estaba a la par mía en el bus. No me quedó mas que decirle a ella que se corriera para donde era mi lugar y ponerme a la par del tipo. La gente dió color y pues... para que la maña.


pum6) De seis tiros mataron a Chalo, el penultimo sobreviviente de la pandilla que vivia en mi colonia.


pum7) Un policía de unos 30 y algo de años llega a la colonia a casaquearse a una chavita de 14. Saqué mi cámara de la casa, pero un flash y mi falta de discreción me delataron, en menos de 2 minutos se subió a la patrulla y se largó.


pum8) Cambia la vida en una semana, se te mejora el trabajo y de la noche a la mañana descubris que alguien más ya se te metió por que optaste por dejarle la puerta abierta.


pum9) Volviendo a citar a Charly: "yo tengo más poder que el gobierno por que a ellos nadie los quiere"


pum10) Hoy leo en Corralejos, café bar que está a un lado de Pricemart, zona 10 a las 8 pm, junto conmigo, Alejandro Marré y Astrid Lotman. Todos reuniditos dentro de la serie de lecturas que organiza Pablo Bromo. La entrada es gratis, la salida ya veremos.


Luego de tanta balacera, dejo un video:

msj. d txto

msj:
algo nuevo pienso
n vos... y no m da
pna dcirtlo m ncantas
De: 123456. 9:34p.m 24-ago-08

(mañana cuando la distancia apriete
recordar los días en que nos comimos las letras
y abreviamos las palabras
para que los mensajes no tardarán en llegar.)


...............................................................................................

msj:
pnsando n ti staba bueno
la vrdad e stado pnsando
n ti. tampoco m apno, tqm.
gracias x ser vos.
De:563545 9:46 p.m. 24-8-ago-08
*
(mañana cuando la distancia apriete
acariciar la pantalla y apurar el teclado
transmitir en códigos binarios
la misma electricidad de aquellos besos.)

gaseoso


Como extraño
cuando éramos cubitos de hielo
que hacían al amor
entre las burbujas
de un vaso con Coca Cola
sin que nadie pudiera sorberlos.
o
o
o
o
o
o
o
o
o
o
o
o
o
o

*

Pobrecito Poeta Que Era Yo / Roque Dalton

“El último censo general de población de El Salvador señala que en nuestro país, de acuerdo a las cifras recogidas en la sección número 34 (“Distribución de la población por profesiones y oficios”), existen 367 entrenadores de fútbol, 16 embalsamadores titulados, un “cirujano naturista”... dos mil trescientos músicos, 337 operadores de aparatos para proyectar películas cinematográficas, 10 corredores de valores para la Bolsa, 96 mil 543 personas sin ocupación definida y 4 poetas”.

Luego de tres semanas, al fin terminé uno de los libros que me dejó la FILGUA, “Pobrecito Poeta Que Era Yo”, novela del salvadoreño Roque Dalton. Motivos para comprar el libro: 1. Narcisista, alguien me dijo que me parecía a Don Roque, un honor maestro. 2. Curiosidad, la estructura del libro. 3. Predisposiciones, el libro empieza con aquel poema de Geoffroy Rivas que como comentario dejaron en mi blog.

El libro en mención es una novela fragmentada desde su diversidad de recursos, estilos, y voces unido todo en la temática del momento en que un grupo de jóvenes escritores empiezan a tomar conciencia política (como los jóvenes de Nizan en La Conspiración) durante los años en que inicia el conflicto armado salvadoreño, por demás está decirlo, uno de los más sangrientos del área. Desde filosofadas ebrias en una party, hasta fugas de un centro de detención. La imagen del salvadoreño que habla no está muy lejos que la de lo que es un guatemalteco, recordando también que ambos lados hemos vivido situación casi idénticas.

Vuelvo a la estructura del libro:
* Prólogo y teoría general
* Álvaro y Arturo (creando dos escenarios en un mismo horario)
* Roberto, conferencia de prensa (como un gran monólogo)
* Todos, (el juego de voces, la gran escena)
* Mario, (a modo de diario)
* Intermenzo Apendicular (como el subtitulo dice, voces en off, ensayos, anuncios y gran cantidad de documentos que le dan soporte a la novela, como sucede en Circular 07 de Vicente Luís Mora).
* José, (crónica en primera persona de su detención y su posterior fuga)

El humor que empaña algunas páginas en ningún momento le quita interés a la novela, ya que es un humor certero bien colocado. En algunos momentos el libro se me tornó aburrido, estancado, lo bueno es que su construcción no permite anticipar un final y es necesario leerlo de principio a fin para comprender el panorama. Me atrajo la dedicatoria a Otto René Castillo que se encuentra en el principio y que dentro de la novela este se vuelve un personaje más.

Somos dos pueblos tan iguales que considero importante la lectura de este texto como precedente a Los Compañeros de Marco Antonio Flores. Pobrecito Poeta se plantea la participación en el movimiento insurgente mientras que la obra de Flores lo desmitifica. Las dos formas un gran panorama de nuestra historia inmediata, a pesar de que relatan un antes y un después, los separan solo tres años entre la redacción del primero y la publicación del segundo. Coincidentemente ahora que guardo el libro de Dalton en mi librera por orden de tamaño se quedará junto al del Bolo.

“Pero el pensamiento vuelve. ¿De qué me escapé yo) ¿De la cárcel del enemigo tan sólo? Así le he planteado a Otto René mis inquietudes, antes de que se fuera de regreso a Guatemala, al trabajo en las montañas, hace sólo unos días. Otto me dijo solamente amable: Dejate de metafísicas. Todo pasa en la vida. Acordate que el Che era médico”. El Otto de siempre, igualito al de San Salvador, siempre tratando de amputarle el corazón a la metafísica”.


Sombra de verano incierto


Caminábamos fugitivos. Éramos un colapso ambulante de nervios, una tormenta eléctrica. Sudábamos con olor a revuelco sexual. Cada calle es más estrecha cuando se acaba el tiempo y las construcciones de deberes morales te caen encima. Cada calle es más larga también. No me pidan que explique esto último. La verdad es que caminábamos sin motivo, como caminantes verdaderos. Un motivo es un punto necesario al cual trasladarse. Trasladarse no es caminar. Eran sombras livianas transfiguradas en bolas de paja rodando a medio oeste. Desiertos de concreto. Sí, existe una capital con sabor arquitectónico a pueblo fantasma. Fantasma que no dejamos morir. Caminamos en ella. Nuestra ciudad es un pueblón. Siempre te encontras a un conocido. Hay que caminar entonces. Escapar. No dejar que suene el celular cuando estemos quietos, y pregunte ¿Dónde están? No existe avenida que no te halla tocado, no existe amor, ningún rincón sagrado. Dar vueltas en círculos, trayectoria del perro estúpido. Pero es posible orillarse tanto en un círculo que este se reviente. Alrededor solo hay barrancos, calles oscuras. El peor lugar para hacer el amor, es un estadio. Un orgasmo de placer cuando cruzo el periférico. Lo negado es el transporte urbano. Tomar un bus sería entonces poco romántico. Adentro no hay sombra que nos valla limpiando el pasado. Se puede caminar en cinco direcciones. Lo mejor es un parque de alumbrado público, para juntos formar diez siluetas. La sombra nunca es fiel y es mala compañera. Esténcil para divisar, cuando dejemos de caminar, donde queremos ver nuestra silueta delineada con tiza blanca. Línea de semen. Sol seco y todo apesta, espermatozoides condensándose en el ambiente. Una nube por encima de las cabezas llenándose de lluvia. Danza india de la lluvia. Caminar verano de marzo, tornasol aquellas calles, naranjas, blancas, amarillas, ardientes, lunes 9, cualquier parte, cualquier momento y persona.

In memoriam

Llegó a mí
una esquela con ántrax.


En la sala
la televisión árabe
transmitiendo documentales
sobre floristería.

Entrábamos
y tras el rave electrónico
lágrimas soltábamos
de ocaso boreal.
Sobresalían labios,
ataúd de neón
manchado de lipstick
color narcótico.

Último adiós,
una piroctenia
levantada sobre el propio lecho,
reactores nucleares
las vecinas
generaban plegarias
divididas en nueve.

Guerrillas de tus ojos latinos
apagando el subdesarrollo
de tu etanol en la sangre,
suicidas cayendo sobre la sien.
Ángeles esfinando cocaína
divisaban tu nombre en esperanto,
aquella lápida de plasma.

Sobre el sepulcro technicolor
en un holograma
ascendía tu alma
al VIP del reino de los cielos.

En butacas de lujo
contemplábamos el show
y brindábamos con coñac
por el ahora ausente.